¿Quieres ir al cielo?, no mandes invitaciones de juegos por facebook.

Querido amigo, lector, mortal que me estés leyendo en este momento.Sea cual sea la clase de persona que seas.

Ya sea de esos chistositos que no tienen nada mas productivo que hacer por sus vidas, de esos que disfrutan joder al prójimo , ya sea en la vida real, con tu amigo, o alguna otra persona amena a tu circulo social.

O también, si eres del tipo de clase social que le fascina andar fregando la vida a través de una computadora, aprovechando el anonimato del Internet -ese que cada día esta mas visible- , sin los suficientes huevos para hacerlo en la cara.

O bien, si no eres de ninguno de los otros 2 tipos sociales antesmencionados, y eres un marginado social, pasándotela solamente en tu cuarto con complejo anormal de emo, ya saben, de esos resentidos sociales que abundan en este mundo.

Sea cual sea, la clase social que provengas, esta situación nos tiende a unir como cibernautas en común que somos.

De seguro a mas de un le ha pasado una situacion similar, de esas que, como en un examen final, o el primer beso, o cuando tu mama te vio haciéndote la paja. De esos recuerdos, que estarán por siempre y para siempre en nuestras vidas.

Momentos así, no solo están en la vida real, también los encontramos en una computadora, que si bien, no es lo mismo, son situaciones que, en uno que otro momento, te dejaran una huella en tu ser, que estará impregnada por lo que te quede de vida.

Sean trolleos, ataques de spam, una discusion con algún usuario de tantos foros que abundan en la nube.

Aunque si bien, momentos como esos, son muy  pocos, ya sea por el poco tiempo que dedicamos a nuestro P.C,, pero si, para los que utilizan las redes sociales, en especial una muy conocida en todo el mundo, el facebook.

Como en antaño eran los “mails en cadena”, en la época cretasica internetesca, donde el gran predominante , era el extinto, Windows Live Mesenger.

No habían las plataformas que tenemos a nuestra disposición en el mundo internetesco, solo el MSN, como única manera de contacto.

Eran otras épocas, y otras formas de amargarte la vida, como lo dije anteriormente. Los mails en cadena, mails que si no los enviabas a un numero determinado de usuarios, una maldición caería sobre ti, hundiéndote en las penurias del infierno, o casándote y formando una familia, si , sabían hacerte dar miedo.

Paso el tiempo, y los mails en cadena, pasaron a ser un recuerdo, muy acre, en este mundo.

Ahora, con el nuevo avance en las redes sociales, otro enemigo apareció, el sucesor de los mails en cadena, si, me refiero, a las tan odiosas invitaciones por facebook.

Las invitaciones de la perdición, están atacando la comodidad de los usuarios, que, para librarnos del stress diario, nos apartamos del mundo real para disfrutar un pequeño momento frente al P.C, pero, no contamos con la astucia de que en cualquier parte de este mundo, algún discapacitado mental, estará dispuesto a jodernos la vida con un spam de invitaciones.

¿Por que lo hacen? seguramente para encontrar algo de sentido a sus cutres vidas. Sintiéndose felices por andar arruinando la vida de otras personas, cuando , por lo general, son mas miserables que el resto.

Seran de esa clase de personas que se la pasan sentado al PC las 24 horas del dia, con el único propósito, de enviar una ola de spam masivo.

Seguramente tienen una vida muy patética, ya saben, de esos que por la calle te dicen “Hola” con un tono de voz casi nulo.

De los que no te miran de frente cuando los ves por l calle, el complejo de inferioridad de esos seres es apoteosicamente elevado, que tan solo puedes sentirlo a simple vista.

Con características de esa índole, que se la pasen enviando solicitudes a diestra y siniestra es hasta entendible, lo hacen para sentirse populares, para sentirse aceptados por una sociedad que los rechaza, solo desean, amor , comprension y ternura.

Aunque ellos saben, que  lo único que conseguirán, es un palazo en la cabeza.

Por cada invitación que mandes, es una ración de comida menos para  África

Por cada invitación que mandes, un niño de 10 años es violado por su papa

Por cada invitación que mandes, la influencia AH1N1 es propaga a una velocidad de 10000 km/s

Por cada invitación que mandes, un negro se viola a tu mama

Recuerden, por cada invitación que manden, estarás asegurando tu pasaporte al infierno, así que, si quieres el cielo, no mandes invitaciones.

 

Continue reading “¿Quieres ir al cielo?, no mandes invitaciones de juegos por facebook.”